Tabaquismo


¿Quiénes son víctimas del tabaquismo?


Los que usan tabaco, y las personas que viven con los fumadores, presentan casi todos los casos de cáncer del pulmón.

Involuntariamente al humo de tabaco,
tanto en el hogar como en el ámbito laboral.

Por ejemplo, en niños incrementa la gravedad en los casos de asma y la posibilidad del síndrome de muerte súbita.

¿Qué es el Tabaco?


La forma más usual para el consumo del tabaco es fumarlo en cigarrillos. También se fuma en puros o pipa, y otras formas de consumo son masticarlo o aspirarlo, aunque no son muy frecuentes.

¿Cómo se consume?


Es una planta originaria de América, cuyo uso ha perdido la finalidad curativa y ceremonial para lo que antiguamente era utilizada. Su principio activo es la Nicotina, que se ha descubierto que tiene una gran variedad de efectos complejos y, a veces impredecibles, tanto en la mente como en el cuerpo; también es la responsable de la adicción al tabaco.

 


El tabaquismo también conduce a la aparición de infecciones en vías respiratorias.

Lee más, visita nuestra sección informativa:

Infecciones en las vías respiratorias

Al fumar tabaco, la nicotina se distribuye con rapidez en el organismo, llegando al cerebro 10 segundos después de la inhalación. Inmediatamente después de la exposición a la nicotina, se estimula la producción de adrenalina por las glándulas suprarrenales, provocando una descarga de glucosa que incrementa la presión sanguínea, la respiración y el ritmo cardiaco.
Además, la nicotina causa una descarga de dopamina en las áreas del cerebro que controlan el placer y la motivación. En contraste, la nicotina también puede producir efectos sedantes, dependiendo de la dosis consumida y del nivel de excitación del sistema nervioso del fumador.

El consumo constante de nicotina lleva a la adicción, caracterizada por una búsqueda y uso compulsivos de la droga, aún con el conocimiento de las consecuencias negativas en la salud. Las consecuencias de la exposición continua al tabaco, resultan del conjunto de efectos de la propia sustancia y la forma en que se consume.

En cuanto al consumo de tabaco durante el embarazo, cabe señalar algunas posibles consecuencias:

  • Eleva el riesgo de un parto prematuro y de problemas de desarrollo del feto.
  • La nicotina disminuye el apetito de la mujer, durante la etapa en la que debe subir de peso. Da como resultado niños nacidos muertos, prematuros o de menor peso, así como muerte infantil súbita.
  • Existe un alto riesgo de aborto espontáneo.

Además, el uso de tabaco en la mujer puede provocar menopausia precoz y un mayor riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares y accidentes cardiacos y cerebrales.