Protege tus huesos

El hueso es el tejido más duro de nuestro organismo; da forma, estructura y soporte a nuestro cuerpo.

La estructura del esqueleto humano es extraordinaria, está formada por la unión de aproximadamente 206 huesos, pudiendo variar de una persona a otra. Estos protegen a nuestros órganos vitales; por ejemplo, nuestro cerebro está cubierto por el cráneo, que es duro y difícil de romper.

Los huesos se dividen y nombran de acuerdo a su función, sitio y forma; así tenemos huesos largos, planos, curvos, cortos, compactos, esponjosos, etc. Su irrigación sanguínea los nutre en forma constante, “formando hueso nuevo y quitando hueso viejo”.

Al momento de sufrir una fractura, inmediatamente inicia el proceso de cicatrización (callo óseo) y su recuperación; claro, hay variables de acuerdo al hueso afectado, edad, condiciones particulares, etc. Por ejemplo, una fractura de fémur en un bebé cicatriza en semanas, pero en un adulto sano tarda varios meses.

Por su parte, el ejercicio estimula la formación de hueso nuevo y ayuda a mantener o a aumentar su “dureza“; por ello, cuando una persona está postrada por alguna enfermedad, sus huesos se atrofian y descalcifican, ocasionando Osteopenia y Osteoporosis.

Se recomienda el ejercicio tipo gimnasia, dinámico y natación; pero también es importante aumentar el tono y volumen muscular, a través de múltiples repeticiones con pesas livianas.

Por su parte, la alimentación es fundamental para mantener nuestros huesos fuertes y sanos; requerimos de alimentos ricos en calcio, tales como la leche, quesos, sardina, etc.

La Densitometría Ósea está recomendada a partir de los 40 años, para mujeres en período de menopausia, en caso de trastornos hormonales, diabetes o toma de medicamentos como Corticoides y Anticonvulsivantes, que puedan alterar su estructura ósea.

No hay nada más doloroso que una fractura; la Densitometría puede detectar si ocurre algo con nuestros huesos, para dar tratamiento adecuado y oportuno. Recuerde que es mucho más barato y menos doloroso prevenir que curar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *