De Reumatismos y Artritis

Existen casi 200 enfermedades reumáticas que causan artritis; la mayoría de origen y funcionamiento desconocidos.

La Reumatología, es una rama de la Medicina Interna y de la Pediatría. Ayuda a diagnosticar y tratar las enfermedades del aparato músculo esquelético. Existe un gran número de enfermedades reumáticas, y se dividen en dos grandes grupos: los reumatismos y la artritis.

Las artritis producen inflamación de las articulaciones (el sitio donde se unen dos o más huesos), y los reumatismos se manifiestan por dolor de las estructuras que rodean a las articulaciones; esto puede ser en los músculos, los tendones, los ligamentos, los nervios, las arterias, etc.
En términos generales, la gran mayoría de los reumatismos se cura, y las artritis solo se controlan.

Los Reumatólogos, tratamos principalmente a los pacientes con enfermedades que dañan generalmente a las articulaciones, huesos, músculos, tendones y fascias, etc., sin realizar cirugía.

Esto mismo pasa cuando se presentan en niños, que aunque es poco frecuente, son potencialmente graves; tienen particularidades específicas, que para su diagnóstico y tratamiento, requieren de mucha habilidad.

Hay más de 100 tipos diferentes de artritis, que se presentan en niños. Esto ha dificultado bastante hacer una clasificación general; sin embargo, con años de estudio e investigación, se han ido elaborando clasificaciones para determinar los tratamientos más adecuados.


¿Cuándo se debe acudir a un Reumatólogo?

Todo proceso que afecte a huesos, músculos o articulaciones, debe ser valorado por un especialista en Reumatología. Generalmente, el síntoma más importante por el que el paciente decide ir con su Médico, es el dolor en alguna parte del aparato muscular o esquelético. También son causas frecuentes la hinchazón, deformidad de las articulaciones o limitación de la movilidad. Muchas veces los síntomas se acompañan de fiebre, alteración del estado general, cansancio, trastornos del sueño, lesiones en la piel o en las mucosas, o alteraciones en otros órganos del cuerpo.


En resumen, se considera acudir con el Reumatólogo cuando:

  • Existe dolor en las articulaciones, ya sea en reposo o en movimiento.
  • Dolor en la columna, tanto lumbar como cervical o dorsal, con o sin dolor neurítico irradiado; especialmente cuando persisten largo tiempo, o se acompañan de limitaciones.
  • Artritis, es decir inflamación de una o más articulaciones.
  • Prevención de la Osteoporosis en el periodo postmenopáusico, o tratamiento de esta enfermedad, cuando produce síntomas o complicaciones.
  • Alteraciones en los análisis o en las radiografías, sugestivos de enfermedad reumática, aún cuando el paciente no presente síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *