Un ataque cerebral, o accidente cerebrovascular, ocurre cuando el aporte de sangre de una parte del cerebro se ve interrumpido o severamente reducido, privando al tejido cerebral de oxígeno y nutrientes. Dentro de poco tiempo las células cerebrales, las neuronas, comienzan a morir.

 

Hoy mejor que hace 15 años gracias a los avances de la medicina moderna, el ataque cerebral puede ser prevenible y tratable.

Síntomas: Si piensas que tú o alguien está teniendo un ataque cerebral busca los siguientes síntomas. Es importante observar cuando comienzan estos síntomas porque con base a esto se tomarán las decisiones de tratamiento.

  • Problemas al hablar o entender palabras.
  • Parálisis o entumecimiento de la cara, brazo o pierna.
  • Problemas para ver con uno o ambos ojos.
  • Dolor de cabeza.
  • Problemas al caminar.

Es probable que alguien esté sufriendo un ataque cerebral si presenta de manera súbita, inmediata, repentina, alguno de estos síntomas, habiendo estado normal previamente.

¿Cuándo buscar atención médica? inmediatamente al presentar cualquiera de los síntomas sospechosos de ataque cerebral, no importa si son fluctuantes o si desaparecen. El daño cerebral puede estar ocurriendo incluso si los síntomas aparecen y desaparecen.

Sé un “HÉROE” y haz lo siguiente:

Habla: Dile a la persona que repita una frase sencilla. ¿Dice la frase de manera equivocada o rara?

Extremidades: Dile a la persona que levante los dos brazos. ¿Se le baja uno de los brazos? ¿O no puede levantar uno de los dos brazos?

Rostro: Dile a la persona que sonría. ¿Se le va la boca hacia un lado?

Ojo: ¿Ve oscuro con uno o los dos ojos?

Emergencia: Si observas cualquiera de estos signos llama a (#emergencias Navojoa) inmediatamente.

Causas: El riego de sangre que lleva oxígeno y nutrientes hacia una parte del cerebro se ve interrumpido o severamente reducido, cuando una vía de flujo de sangre hacia el cerebro, o arteria cerebral, se obstruye o se rompe. Cuando una arteria cerebral se obstruye se presenta un infarto cerebral o embolia cerebral. Cuando una arteria cerebral se rompe se produce una hemorragia cerebral o derrame cerebral.

 

Factores de riesgo: Es más probable que puedas sufrir un ataque cerebral, tipo infarto o tipo derrame, si tienes alguno o varios de los siguientes factores.

  • Tener obesidad o sobrepeso.
  • No hacer ejercicio.
  • Excesivo consumo de bebidas alcohólicas.
  • Uso de drogas como cocaína o metanfetaminas.
  • Fumar o respirar el humo de alguien que fuma.
  • Padecer diabetes.
  • Tener niveles de colesterol altos.
  • Presentar alguna enfermedad cardiovascular.
  • Tener familiares que hayan padecido ataque cerebral o ataque al corazón.

 

Para determinar el mejor tratamiento para el ataque cerebral tu equipo de emergencias médicas debe identificar el tipo de ataque que está sucediendo, esto es tipo embolia o tipo derrame, y se debe identificar la parte del cerebro que está sufriendo. Para esto se puede usar alguno o varios de los siguientes estudios: como análisis de sangre, tomografía de cráneo, resonancia magnética de cerebro, eco de cuello, ecocardiograma y cateterismo cerebral o angiografía cerebral.

Es importante identificar los puntos antes mencionados porque de eso depende el tratamiento que se dará para salvar el tejido cerebral que está muriendo. Esto es que, cuando una arteria cerebral se obstruye, como en el ataque tipo embolia, se pueda destapar y cuando una arteria cerebral se rompe, como en el ataque tipo derrame, se pueda reparar.

En la terapia endovascular neurológica, o cateterismo cerebral, tu médico especialista introduce un catéter muy delgado y flexible, a través de una punción generalmente en la ingle, para meterlo dentro de la circulación y llegar a las vías de riego de sangre en el cuello y hacia el cerebro. Este procedimiento se puede realizar con el paciente despierto o bajo anestesia.

Terapia endovascular en el ataque cerebral tipo embolia: En este procedimiento se puede ver de manera precisa cuál es la vía cerebral que está obstruida y en ese momento puede ser destapada en el caso de un ataque tipo embolia, para lo cual es de suma importancia que el paciente sea evaluado dentro de las primeras 4 horas y media de inicio de los síntomas.

Terapia endovascular en el ataque cerebral tipo derrame: Cuando se presenta un ataque cerebral tipo derrame, gracias al cateterismo cerebral o terapia endovascular neurológica, se puede ver cuál es la vía cerebral que está rota, como una fuga, y en ese mismo momento reparar la rotura y prevenir un sangrado mayor.

 

Vicente Valdemar Garza Oyervides.

Neurocirujano subespecialista en terapia endovascular.

Compartir en: