Un ataque cerebral es lo que comúnmente conocemos como embolia cerebral o derrame cerebral. Esto ocurre cuando las vías de circulación que llevan sangre al cerebro son bloqueadas o se rompen. Esto puede ocurrir a cualquier persona y en cualquier momento. El ataque cerebral es la causa numero uno de adultos discapacitados en Estados Unidos y la quinta causa de muerte, ya que durante un ataque cerebral millones de células cerebrales, o neuronas, mueren y esto causa perder la capacidad de hablar, moverse o la memoria, representando perder la posibilidad de seguir viviendo y realizar las actividades que amamos hacer.

En la atención de los pacientes que sufren un ataque cerebral tienen que ver múltiples personas, formando una cadena de atención que finaliza con el éxito del paciente. Esta cadena inicia con el reconocimiento de los síntomas en el momento en el que se presentan y empezar a actuar.

Think FAST y se un HÉROE: Son maneras rápidas de recordar y reconocer los síntomas más frecuentes de un ataque cerebral. Solo basta identificar uno de los síntomas para buscar atención médica inmediata. Es importante ver la hora de inicio del primer síntoma para informar al equipo médico.

F: Face: al sonreír un lado de la cara esta caída o un ojo se paraliza o pierde la visión.

A: Arms: al levantar ambos brazos uno de ellos cae.

S: Speech: el habla es confusa o no es normal.

T: Time: hora de inicio y busca atención rápido.

Ser un HÉROE:

H: Habla: el habla es confusa o no es normal.

E: Extremidades: al levantar ambos brazos uno de ellos cae, al caminar arrastra uno de los pies y la forma de caminar no es normal.

RO: Rostro: al sonreír un lado de la cara esta caída o un ojo se paraliza o pierde la visión

E: Emergencia: hora de inicio y busca atención rápido.

Luego de la llegada de la persona que sufre el ataque cerebral, el resto de los eslabones de la cadena de atención se refieren a distintos especialistas, enfermeras, técnicos y médicos y cada una de sus acciones.

Enfermeras que cuidan en todo momento al paciente, registran cada uno de sus cambios y administran los medicamentos, técnicos que realizan los estudios necesarios para el diagnóstico preciso del paciente, médicos que indican dichos estudios y prescriben los medicamentos, desde el servicio de urgencias, el internamiento para observación y las salas de intervención, tanto la sala de hemodinamia como el quirófano.

En el último eslabón de la cadena de atención del paciente con un ataque cerebral se encuentran los médicos altamente especializados, entrenados y certificados en materia de circulación cerebral, ya que realizan los diagnósticos precisos mediante valoración y estudios, realizan intervenciones para el tratamiento del ataque cerebral cuando es requerido.

Es en este punto de la cadena de atención, el tratamiento, donde los últimos años, la medicina ha logrado un importante flujo de avances tecnológicos que han permitido reparar los problemas desencadenados en el ataque cerebral y retornar a las personas a sus actividades cotidianas.

AVANCES MÉDICOS EN LA ATENCIÓN DEL ATAQUE CEREBRAL Y EL FUTURO.

Rescate endovascular.

Cuando la circulación cerebral es ocluida en algún punto, millones de células cerebrales dejan de recibir ese flujo de sangre y comienzan a morir. Por medio de la terapia endovascular neurológica, o cateterismo cerebral, es posible restituir, o destapar, ese flujo y recobrar la normalidad.

Mediante nuevos dispositivos tipo “stent” y catéteres especiales es posible remover los coágulos con los que comúnmente se obstruye la circulación.

Angioembolización de aneurismas cerebrales.

Cuando ocurre un derrame cerebral las vías de flujo de circulación en el cerebro se rompen en algún sitio y dejan “derramar” la sangre de manera violenta hacia el tejido cerebral dañándolo. El sitio de ruptura comúnmente se debe a la presencia de aneurismas cerebrales, que son puntos de fragilidad en dichas vías.

Gracias a los avances en terapia endovascular es posible llegar hasta el sitio de la ruptura y sellarlo mediante dispositivos especiales que promueven su cicatrización y evitan nuevos sangrados en el futuro.

La gran ventaja que ofrece la terapia endovascular es que, de ser atendido el paciente a tiempo y de manera correcta, son evitados procedimientos más agresivos para el paciente como son las cirugías a cráneo abierto.

Para lograr el éxito de la atención es muy importante, que todos los componentes médicos de la cadena de atención se encuentren un mismo centro hospitalario y evitar pérdida de tiempo y recursos económicos. Los diversos especialistas que evalúan e intervienen al paciente deben ser capacitados para brindar las distintas operaciones, de mínima invasión (como es la terapia endovascular o cateterismo cerebral) o a cráneo abierto. En este punto las intervenciones mediante el uso de robots podrán ser una opción en un futuro. Aún no se cuenta con la información suficiente para implementar la cirugía robótica en el tratamiento del ataque cerebral pero ya es una realidad en otras ramas de la cirugía.

Dr. Vicente Valdemar Garza Oyervidez
Neurocirujano especialista en terapia endovascular

Compartir en: