La hipertensión arterial es una enfermedad en la que los vasos sanguíneos mantienen una tensión persistentemente elevada. Afecta a miles de millones de personas en todo el mundo.

En nuestro país según las cifras reportadas por la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 (ENSANUT 2016) han evidenciado un incremento en su prevalencia que pasó de un 10.2% a un 15.3% de la población general, alcanzando cifras de hasta el 42.3% en mayores de 70 años.

Se le conoce como el “Asesino Silencioso”. Esto en relación a que es una enfermedad con periodos largos de curso asintomático. Más del 30% de pacientes detectados con hipertensión al buscar atención medica ya presentan complicaciones relacionadas a la enfermedad.

Se trata de uno de los Factores de Riesgo más importantes para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares como el evento vascular cerebral, infarto agudo al miocardio y enfermedad renal; sobre todo si agregamos otros ingredientes como la obesidad, tabaquismo, dislipidemia o la diabetes mellitus.

¿Cuándo sospecharlo? 

La mayor parte de las veces no da síntomas. Las manifestaciones más frecuentes son dolores de cabeza, sensación de aturdimiento, mareos, fatiga, palpitaciones o malestar general. En ocasiones el paciente solo refiere “siento que algo no anda bien”.

Idealmente todos debemos conocer nuestras cifras de presión arterial una vez al año, sobre todo si se tiene más de 40 años. Si las cifras se encuentran por encima de 140/90mmHg es anormal y se debe buscar atención médica. Si usted ya sabe que padece hipertensión las metas de tratamiento serán indicadas por su médico.

¿Por qué soy hipertenso?

Son muchos los factores que influyen. Definitivamente el factor hereditario es importante, pero no más que el estilo de vida, la nutrición, el ejercicio y nuestra carga de stress. En el 85% de los casos no se logra detectar una causa especial y se le denomina esencial. El resto es originado por causas secundarias como tumores, problemas renales, endocrinológicos, entre otras.

¿Por qué debo recibir tratamiento aunque no tenga síntomas?

La evidencia que sustenta la relación que existe entre el descontrol de la presión arterial y el desarrollo de complicaciones relacionadas a ella es contundente. Una disminución en el 4% de las cifras de presión arterial se acompaña de una disminución del 9% de la mortalidad por enfermedades que se producen por obstrucciones en las arterias y de un 20% de mortalidad por accidente vascular cerebral.

¿Qué debo hacer si soy hipertenso?

Los tratamientos con medicamentos deben ser individualizados según los antecedentes y características de cada paciente.  Pero las recomendaciones generales sirven para prácticamente todos los grupos de pacientes y consisten en los siguientes pasos:

  • Abandonar el tabaquismo.
  • Disminuir el consumo de sal.
  • Disminuir el consumo de alcohol.
  • Actividad física. Realizar ejercicio al menos 150 minutos por semana
  • Bajar de peso. El sobrepeso y la obesidad son de los principales factores de riesgo para el desarrollo de hipertensión, además de dificultar su tratamiento.
  • Mantener los niveles de colesterol en metas.

 

Dr. Daniel Velarde Pérez
Cardiólogo clínico

 

Compartir en: