La enfermedad renal, a diferencia de otros órganos, puede tener una gran diversidad de expresiones, incluso en muchas ocasiones el paciente puede llegar a estar sin síntomas o signos que sugieran la enfermedad. Manifestaciones  relacionadas a la perdida de función de los riñones son: edema, descontrol en la presión arterial, nauseas, vómitos, fatiga, anemia, cambios en la coloración en la piel, comezón, entre muchos otros síntomas, sin embargo muchas de estas manifestaciones pueden ser solo aparentes cuando el funcionamiento del riñón se ha reducido al su función se ha reducido tanto como a un 30% o menos.

En la región, es la diabetes la causa número uno de daño en los riñones, no todos los pacientes diabéticos padecen enfermedad renal, pero todos los pacientes diabéticos que han cursado con descontrol, manifiestan alguna forma de daño en este órgano. La primera evidencia de que los riñones están teniendo un problema de funcionamiento es la presencia de proteínas en orina, el estudio que frecuentemente solicitan los médicos se llama microalbuminuria, y cuando esta sobrepasa los 30 mg/24 horas se considera positivo, pero también en un examen general de orina se puede advertir la presencia de proteínas, y estas las reportan en +  a  ++++, que a mayor número de crucecitas más proteínas existen. Se debe señalar que en condiciones normales, no deben existir proteínas en la orina, es decir la presencia de proteínas en la orina siempre es una condición anómala que debe investigarse.

Entonces si usted es diabético y ha estado descontrolado ¿qué debe hacer?  Si una persona es diabética, tiene más de 1 año de diagnóstico o ha estado descontrolado, es importante realizar una revisión del funcionamiento renal, en una evaluación inicial se hace mediante una revisión clínica y es indispensable hacer una serie de estudios donde se incluye química sanguínea, biometría hemática y electrolitos, así como exámenes de orina y un ultrasonido renal.

La química sanguínea es un estudio de mucha utilidad, cada laboratorio maneja diversos elementos, lo más común es que contemple glucosa, urea, creatinina y ácido úrico. En la glucosa interesa que en el paciente diabético se encuentre entre 80 a 130 mg/dl. (Metas en paciente diabético).

La urea es un compuesto que se forma en el hígado posterior al metabolismo de las proteínas que se consumen en la dieta, consecutivo a la degradación de dichas proteínas por el hígado,  la urea es liberada a la sangre y posteriormente es eliminada por la orina, es por ello que cuando el riñón falla, se acumula urea en la sangre, aunque también en casos de deshidratación, sangrado intestinal, puede encontrarse elevada la urea en esta.

La creatinina es otro de los elementos que reporta la química sanguínea, es un compuesto que se forma de la degradación de la creatina, esta última tiene relación con la actividad muscular del cuerpo, de tal forma que la formación y eliminación de creatinina es muy constante y estable, esta eliminación se realiza por los riñones, de forma que cuando existe enfermedad renal, los niveles de esta última tienden a incrementarse, y significa que a mayor nivel de esta en sangre existe mayor reducción en el funcionamiento del riñón, existen diferencias en los valores de laboratorio pero de forma general un valor de 1.2 a 1.5 mg/dl, o más se considera anormal.

Germán Delgadillo Márquez

Médico internista y nefrólogo.

 

Compartir en: